top of page

2020 - Del desierto a la tierra prometida.


Estamos finalizando una década y entrando a una nueva y seguramente en estos 10 años has vivido como muchos más procesos, fracasos, etapas difíciles y desiertos que en cierta forma, si nosotros lo permitimos, nos han dejado enseñanzas y han preparado tanto el entorno como a nosotros mismos para lo que viene.

Creo que todos conocemos la historia de Israel después de su salida de Egipto y la travesía y aventura para llegar a la tierra prometida y vamos a tomar esta historia como referencia para empezar un 2020 con nueva actitud y desafio.


Veámoslo de esta forma

Desierto : Proceso

Tierra prometida: Promesa.

El pueblo de Israel salió de Egipto y de ser esclavos hacia una tierra que Dios había prometido desde los tiempos de Abraham y si lo analizamos bien muchos de nosotros en algún momento hemos recibido una promesa, una palabra y nos hemos forjado una meta o un “hacia donde quiero llegar”.

El desierto fue una etapa de proceso para el pueblo de Israel y en este proceso pudieron ver cosas increíbles y a pesar de estar en un desierto recibieron provisión y acompañamiento, también en el desierto cometieron errores y grandes por cierto, ¿te suena conocido?

El tiempo paso y finalmente el pueblo llegó a la tierra prometida y podríamos decir ¡wow! ¡Lo lograron! ... pero en realidad ahí es donde empezaba la verdadera aventura.


A continuación te voy a compartir algunas diferencias y trata de aplicarlo (y si es posible escribirlo) a tu vida y esta nueva década que estamos por iniciar.


Para ir identificando llamaremos a la década que estamos terminando “Desierto” y la nueva década que entraremos “Promesa


El “Desierto” fue solo una etapa, no el destino.

Para que esto tenga sentido en nuestra vida debemos entender algo y más que entenderlo, aceptarlo, y es el hecho de que debemos empezar a olvidar el pasado y aprender de el, no quedarnos ahí en el desierto sino superarlo. Lo que pudimos hacer o lograr ¡muy bien! Y lo que no pues no se pudo y ya.

Por cierto, un dato curioso: toda una generación de Israel que salieron de Egipto no entraron a la tierra prometida por estar lamentándose y viendo al pasado donde eran esclavos...


En el Desierto había provisión, en la tierra prometida hay más pero hay que conseguirlo y trabajarlo.

Esto se puede aplicar muy perfectamente a los que están saliendo de secundaria en esta década o los que están tomando la decisión de iniciar una familia.

En la década que está por terminar papá y mamá se hacían cargo, aunque te haya tocado trabajar, tenias un propio techo y de alguna forma papá y mamá o una persona ayudaba a tu sostenimiento.

En esta década tendrás acceso a más recursos, pero debes trabajar por ellos.

Considero que vale la pena en esta nueva etapa valorar los recursos por limitados o ilimitados que estos sean.


En el Desierto habían pruebas, en la promesa habrán batallas.

De ninguna manera es mi intención desalentarte, al contrario la intención es desafiarte y hacerte entender que si la prueba de esta década qué pasó fueron dolorosas y aún así estás de pie, ahora tendrás que poner más empeño porque ya estás en la etapa final.

En la década anterior tuviste barreras que vencer y retos por sobrevivir, pero ahora vas a enfrentarte a gigantes que se interponen entre tú y tus sueños, ya no se trata de supervivencia sino de trascendencia.

Moisés en el desierto uso una vara para sobrevivir, Josue en la tierra prometida uso una espada para conquistar.


Sin duda alguna esta nueva década estará llena de éxitos pero a su vez de retos pero ten por seguro que si lograste sobrevivir al desierto y has llegado hasta aquí, a tu tierra prometida, vas a lograr conquistar fácilmente todo aquello para lo que te has estado preparando solamente si logras asegurar la presencia de Dios en tu vida, dar paso de fe y entender que todo es por el y para el.

Dios te bendiga en esta nueva década!

226 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page